La industria farmacéutica, un poco de historia y su relación con el desarrollo de la química

Por: Pol Morales y Fèlix Bosch

Fundación Dr. Antoni Esteve, Barcelona

 

El nacimiento de la farmacología experimental, a mediados del siglo XIX, desempeñó un papel clave en los antecedentes históricos de las compañías farmacéuticas. Además, también tuvieron una implicación directa en ello disciplinas como la botánica, la bioquímica y la microbiología, entre otras, así como el desarrollo tecnológico del momento. También debe recordarse que, desde el punto de vista industrial, las empresas farmacéuticas surgieron principalmente de dos fuentes: las farmacias y la industria química.

Para entender el contexto en el que aparecieron las industrias farmacéuticas hay que retroceder un poco más. Al finales del siglo XVIII, y con el desarrollo de la química, se dio un paso clave en el mundo de los medicamentos: el aislamiento de los principios activos. Sertürner, que aisló la morfina, así como Pelletier y Caventou, con la obtención de la quinina, lograron los avances más significativos. El alemán Heinrich Emanuel Merck también siguió esta línea cuando, en 1827, en Darmstadt, inició la explotación industrial de alcaloides desde su empresa. Más adelante los avances tecnológicos permitieron obtener medicamentos exclusivamente de síntesis, como los derivados del alquitrán con efectos antipiréticos (acetanilida, aminopirina y fenacetina). Precisamente la fenacetina fue comercializada por Bayer y supuso un gran éxito de ventas que consolidó la viabilidad de las nuevas empresas. De hecho, estas eran inicialmente parte de empresas químicas dedicadas a la producción de colorantes y otras sustancias empleadas por las empresas textiles. Si bien en la primera parte del siglo xix el aislamiento de los principios activos vegetales fue mérito de los químicos franceses, fueron los británicos los que contribuyeron durante este período al desarrollo de la industria química.

A partir del siglo XX se produjeron nuevos e importantes descubrimientos como los arsenicales y las sulfamidas de síntesis química y, más adelante, la penicilina obtenida a partir de un hongo. Los alemanes y los suizos disponían de tejido industrial preparado para tomar la iniciativa. Gracias a estos conocimientos, las industrias alemanas y suizas serían los principales dominadores de la industria química mundial hasta poco antes de la Primera Guerra Mundial. El desarrollo de la industria farmacéutica dependía, por consiguiente, de la situación preexistente y se instauró el dominio del modelo centroeuropeo, como el alemán o el suizo, en el que el aislamiento de los alcaloides y la síntesis de nuevos medicamentos provenían de la aplicación de los principios de las industrias químicas ya existentes. Por esta razón, el sector farmacéutico nació como un apéndice de estas industrias químicas, con algunas excepciones como Merck-Darmstadt o Schering, que surgieron a partir de oficinas de farmacia previas. A partir del año 1913, el panorama cambió y aparecieron con gran fuerza las empresas de los Estados Unidos, hasta convertirse en las más importantes.

En la Europa mediterránea, la situación era notablemente diferente de la comentada hasta ahora. La industria química y farmacéutica francesa era competitiva en la preparación de especialidades farmacéuticas, pese a ser mucho más débil en el ámbito de la química orgánica y la síntesis de nuevos productos. Esta debilidad la hacía claramente dependiente de las empresas extranjeras para obtener las materias primas y preparar sus medicamentos. En Cataluña, la ausencia de una industria químico-farmacéutica entendida como la alemana o la suiza hasta después de la Guerra Civil la hizo muy dependiente de la importación, tal y como sucedía en Francia, pero no impidió que las iniciativas particulares crearan el embrión de un sector industrial que tendría un desarrollo considerable en la segunda parte del siglo XX. Por otra parte, el modelo mediterráneo se basaba en la oficina de farmacia, donde el medicamento no es un producto de la química industrial sino un preparado desde el principio activo. Si el modelo centroeuropeo suizo-alemán se basaba en la química orgánica, el mediterráneo lo hacía en la farmacia galénica. Es evidente que esta no requería grandes capitales, sino sólo profesionales con habilidad y astucia para los negocios, lo que explica por qué en Cataluña las industrias farmacéuticas iniciales parten de farmacéuticos y se desarrollan como empresas familiares. Entre 1880 y 1936 aparecen estas primeras empresas catalanas a partir de laboratorios anexos a oficinas de farmacia o droguerías que les suministraban los principios activos para su actividad. Paralelamente, multinacionales químicas europeas, y en particular alemanas y suizas, establecieron sus divisiones farmacéuticas en Cataluña, donde ya proporcionaba los tintes y otros productos necesarios para la industria textil catalana. Esta era la situación hasta el estallido de la Guerra Civil. Una vez acabada, todo fue diferente y, al concluir también la Segunda Guerra Mundial, comenzó el desarrollo de una industria farmacéutica española. Fue a partir de entonces cuando las empresas multinacionales farmacéuticas tendieron a instalarse en Madrid. 

No hay ninguna duda sobre la relevancia que tuvo la química como disciplina y la industria química como plataforma para el desarrollo de las compañías farmacéuticas a finales del siglo XIX y principios del XX. Además de contribuir a la disponibilidad de los medicamentos necesarios para la salud de la población, hay que recordar que el sector químico y farmacéutico ha tenido y tiene una importancia empresarial notable y es uno de los que da trabajo a profesionales de alta cualificación. Asimismo, la actividad investigadora de estas empresas ofrece a menudo colaboraciones a otros centros de investigación, tanto públicos como privados. Es, por lo tanto, un importante elemento del tejido industrial y uno de los que se debería potenciar y renovar para continuar contribuyendo al desarrollo biomédico.

Bibliografía
- Baños JE, Fernández S, Bosch F. El naixement de la indústria farmacèutica a Catalunya (I): El marc històric de la seva aparició. Ann Med (Barc). 2007; 90:54-9.

- Martínez L. El naixement d’una indústria. A l’era de la salut. Avui, 2003;385-92.

- Puig N. "Redes empresariales de oportunidad en la España del siglo xx: el caso de la industria químico-farmacéutica". Historia Empresarial 2004; 812:178-88.

- Rodríguez Nozal R, González Bueno A. "Entre el arte y la técnica. Los orígenes de la fabricación industrial del medicamento". Estudios sobre la ciencia, 38. Madrid: CSIC; 2005.